Tepedia .com: Enciclopedia Tematica de Expertos
enciclopediaPORTADA
enciclopediaCURSOS
enciclopediaJUEGOS
enciclopediaINFORMATICA
enciclopediaOCIO
enciclopediaSALUD
enciclopediaTRABAJO
enciclopediaESPIRITUAL
enciclopediaTURISMO
 

ANGELES - ARCANGELES

Especial de Angeles

Cristo es el centro del mundo de los ángeles.

Los ángeles le pertenecen: "Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles..." (Mt 25, 31).
Le pertenecen porque fueron creados por y para El: "Porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él" (Col 1, 16).
Le pertenecen más aún porque los ha hecho mensajeros de su designio de salvación: "¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?" (Hb 1, 14).

Una deformación que se está produciendo es tratar a los ángeles en independencia de Dios. Ellos siempre están al servicio de Dios y siempre nos guían hacia Jesús. 

Los ángeles en el Antiguo Testamento

Desde la creación (Jb 38, 7, donde los ángeles son llamados "hijos de Dios") y a lo largo de toda la historia de la salvación, los encontramos, anunciando esa salvación y sirviendo al designio divino de su realización:
cierran el paraíso terrenal (Gn 3, 24),
protegen a Lot (Gn 19),
salvan a Agar y a su hijo (Gn 21, 17),
detienen la mano de Abraham (Gn 22, 11),
la ley es comunicada por su ministerio (Hch 7,53),
conducen el pueblo de Dios (Ex 23, 20-23),
anuncian nacimientos (Jc 13)
y vocaciones (Jc 6, 11-24; Is 6, 6),
asisten a los profetas (1 R 19, 5).

 

Los ángeles en el Nuevo Testamento

De la Encarnación a la Ascensión, la vida de Jesús ( el Verbo encarnado) está rodeada de la adoración y del servicio de los ángeles.
Cuando Dios introduce "a su Primogénito en el mundo, dice: 'adórenle todos los ángeles de Dios"' (Hb 1, 6).
El ángel Gabriel anuncia el nacimiento del Precursor (Juan el Bautista) y el de Jesús (Lc 1, 11.26).
Su cántico de alabanza acompaña el nacimiento de Cristo (Lc 2, 14).
Protegen la infancia de Jesús (Mt 1, 20; 2, 13.19).
Sirven a Jesús en el desierto (Mc 1, 12; Mt 4, 11).
Lo reconfortan en la agonía (Lc 22, 43), cuando E1 habría podido ser salvado por ellos de la mano de sus enemigos (Mt 26, 53) como en otro tiempo Israel (2 M 10, 29-30; 11,8).
Son también los ángeles quienes "evangelizan" (Lc 2, 10) anunciando la Buena Nueva de la Encarnación (Lc 2, 8-14), y de la Resurrección (Mc 16, 5-7) de Cristo.

Los ángeles y la Iglesia

“Toda la vida de la Iglesia se beneficia de la ayuda misteriosa y  poderosa de los ángeles”dice el Catecismo.
Ya desde el principio de la Iglesia, conocemos en Los Hechos de los Apóstoles la solicitud de los ángeles por el hombre y su salvación:    
1) El ángel de Dios libera a los Apóstoles de la prisión ( Hch 5,18-20).
2) Libera a Pedro, que estaba amenazado de muerte por la mano de Herodes ( Hch 12, 5-10)
3) Guía la actividad de Pedro respecto al centurión Cornelio, el primer pagano convertido (Hch 10, 3-8; 11, 12-13)
4) Guía al diácono Felipe en el camino de Jerusalén a Gaza (Hch 8, 26-29).
5) Revela la voluntad de Dios a Pablo (Hch   27, 23-25)      

En su liturgia, la Iglesia se une a los ángeles para adorar al Dios tres veces santo; invoca su asistencia ("Al Paraíso te lleven los ángeles...") de la liturgia de difuntos y celebra más particularmente la memoria de ciertos ángeles (S. Miguel, S. Gabriel, S. Rafael, los ángeles custodios).
La Iglesia venera a los ángeles que la ayudan en su peregrinar terrestre y protegen a todo ser humano.


Los ángeles y el juicio final

En la segunda venida de Cristo, la “parusía” anunciada por los ángeles ( Hb 1,10-11), éstos estarán presentes al servicio del juicio del Señor ( Mt 25, 31). El Hijo del hombre... vendrá en la gloria de su Padre con los  santos ángeles.  (Cf. Mc 8, 38; Mt 16, 27; Lc 9, 26; 2 Tes 1, 7).
Dijo Juan Pablo II: “(Jesús) atribuye a los ángeles la función de testigos en el   supremo juicio divino sobre la suerte de quien ha reconocido o  renegado a Cristo: "A quien me confesare delante de los hombres, el Hijo del hombre le confesará delante de los ángeles de Dios" (Lc 12,   8-9; cf. Ap 3, 5). Estas palabras son significativas porque si los    ángeles toman parte en el juicio de Dios, están interesados en la vida   del hombre.” 

Los ángeles y los santos

San Agustín dice:"El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza. Si preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu; si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel".
Dice san Basilio: "Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida"
Dice santo Tomás de Aquino: "Los ángeles cooperan en toda obra buena que hacemos".
San Bernardo predicó: “Respetemos su presencia (portándonos como es debido). Agradezcámosle sus favores (que son muchos más de los que nos podemos imaginar). Y confiemos en su ayuda (que es muy poderosa porque es superior en poder a los demonios que nos atacan y a nuestras pasiones que nos traicionan).”
San Juan Bosco cuenta que el día de la fiesta del Ángel de la Guarda, aconsejó a sus muchachos que en los momentos de peligro invocaran a su Ángel Custodio. Esa semana dos jóvenes obreros estaban en un andamio altísimo alcanzando materiales y de pronto se rompió y se vinieron abajo. Uno de ellos clamó "Ángel de mi guarda!".  Uno de ellos murió, y cuando levantaron al segundo, que estaba ileso, éste narró "Cuando vi que me venía abajo invoqué a mi Ángel de la Guarda y sentí como si me pusieran por debajo una sábana y me bajaran suavecito. Y después ya no recuerdo más".

 

Angeles